Guillermo Zurita

Guillermo Zurita

junio 12, 2018 ·

Cómo superar una ruptura de pareja

Es probable que si estás leyendo ésta entrada es porque hayas vivido una ruptura de pareja y que, al ver que continúas sintiéndote mal, hayas empezado a buscar información para saber qué hacer. Desde aquí enhorabuena, porque estás en el camino de aliviar el dolor que ahora sientes.

Cuando se rompe una relación sea del tipo que sea conlleva un proceso de duelo (como explicamos en éste artículo) que será muy diferente según el contexto de la ruptura… Va a haber diferentes elementos que influirán en todo lo proceso. Por ejemplo, si soy el que rompe, o al que dejan, la duración de la relación, cuanto de intensa sienta yo la relación, si tenemos hijos en común… Éstas son sólo algunas de las características que influirán en cuanto al proceso de Duelo de cada persona.

Una de las primeras etapas del duelo suele ser la negación de la pérdida junto con la racionalización.

Cuando sentimos “como si siguiéramos con la relación de pareja” aunque ya no estemos juntos nos encontramos en la etapa de negación. Por supuesto que para el proceso de superar la etapa de negación va a ser muy diferente según las características de la ruptura… Según haya decidido yo o la otra persona romper va a conllevar un proceso muy diferente.

Para abordar la negación, siempre que sea posible, es mejor no ver a una expareja. Olvida eso de seguir siendo amigos al menos por los próximos 3 años porque es muy probable que una de las personas en realidad no quiera ser “solo amigos”. Hay casos en los que resulta imposible dejar de ver a una expareja, ya sea por tener hijos en común o propiedades o trabajar en el mismo lugar etc… Tanto si es el caso como si no, también puede ser positivo el cambio de algunos elementos como puede ser retirar fotos de la pareja o guardar objetos especialmente simbólicos. Tanto por el hecho de que dejen de estar presentes y a la vista, como por el proceso interno que se da al ir revisando y guardando o tirando. Y deja de fantasear en volver… es un pensamiento que te dejará con el Duelo parado mientras lo tengas.

Posterior o incluso a la par, suele haber un proceso de racionalización en el que trataremos de explicarnos a nosotros mismos el por qué de la ruptura. En el caso de ser la persona que decida romper, es muy probable que éste proceso lo haya ido elaborando antes de comunicárselo a la pareja, y en cambio la persona que recibe la noticia tendrá que empezar a elaborarla desde ese momento.

Pero no todo es entenderlo, la clave de la superación de cualquier ruptura es la expresión de las emociones que van asociadas. Normalmente a lo largo del proceso de Duelo sentiremos Rabia, Miedo y Tristeza.

Para la expresión emocional es muy importante seguir lo que en el Instituto Galene llamamos la norma de la NO VIOLENCIA, que consiste en No hacerse daño a uno mismo, ni a nadie (incluida la ex-pareja) y no romper nada que no haya sido creado para ser roto. Con ello conseguiremos que se realice de forma sana. Bajo “No hacer daño” está incluida toda acción que implique perjuicio para alguien, ya sea físico o psicológico.

Ante la ruptura es normal sentir enfado y que te vengan recuerdos en los que la otra persona no se portó bien o te hizo daño. Es importante que te permitas expresar de forma sana ese enfado para que deje de afectarte. Evita la tentación de tragártelo o hacer como si nada, no funciona… Antes o después saldrá y probablemente de una forma menos adecuada…

Como ya hemos dicho, sentir miedo por los cambios que implican una ruptura de pareja, o por el rechazo que puede suponer también es normal. De hecho, si te ves con dificultad para contactar con esa emoción a lo largo del proceso, probablemente sea porque la tengas poco permitida. Suele sentirse a nivel corporal.

Hay diferentes formas de gestionar el miedo pero desde aquí te animamos a que escojas todas las que vayan en la dirección de sentirte arropado y acompañado por la gente que te quiere.

Por último, la tristeza es la emoción que más solemos identificar con las rupturas y normalmente se expresa a través del llanto. Busca gente de confianza, que te quiera y con la que puedas llorar sin que te digan que pares y sin sentir que te juzgan.

Es importante saber que ni sólo sentiremos tristeza ante una ruptura de pareja, ni siempre que lloremos será porque estemos tristes. En ocasiones la rabia, el miedo, la alegría, el amor o el poder también se expresan con lágrimas.

Para todo el proceso interno que se da tras la ruptura de la relación de pareja es importante hacerlo con el acompañamiento de personas en las que puedas confiar y apoyarte. Es muy frecuente creer que lo haremos mejor solos, pero no es así porque nuestro sistema emocional necesita del “otro” para poder sanar las heridas de una ruptura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete

Y recibe todas las novedades en tu email

Otros Artículos